“Tipografía”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Este lunes por la tarde, cuando caía ya el Sol por el Poniente y nuestras torres se cubrían lentamente con las sombras de la noche, fue cuando, en nuestra televisión comarcal, me topé con la propuesta que el señor Delis -como representante de IU- había hecho ante nuestra Corporación Municipal. Sin anestesia ni piedad, acometió por derecho la dosis de sinrazón que lo barretea y, de una sola vez, largó toda la cuota de populismo que los comunistas de toda la vida deben a estos podemitas que los andan apuntalando para que no acaben de escoñarse definitivamente.

El hombre se lució. Tenía la esperanza de que nuestro Ayuntamiento se libraría de estas astracanadas que ahora se prodigan tanto, pero me equivoqué: en todos sitios cuecen habas y ninguno se libra de la estulticia.

El tal Delis (que, además, el hombre tiene cara de buena gente) está empeñado en que nuestro pueblo salga en los periódicos, igual que aquel de la provincia de Málaga que inventó lo de la “primera comunión por lo civil”. Aquí se trata –aunque él no quiere que se llame así- como de un “bautizo” en el que, en vez de en la pila bautismal de toda la vida, se use una cubeta de Ecilimp.

No se da cuenta el hombre que, cuando los niños se registran donde se debe, quedan reconocidos legalmente a todos los efectos; y que, luego, la alegría, la fiesta y el jamón, los ponen los padres, según les cuadre.

Pienso que lo que no pretenderá Delis es que el Ayuntamiento celebre el acontecimiento y apadrine a los infantes; o que uno de los ediles chapurree al niño con agua del grifo, o alguna de nuestras guapísimas concejales -ataviada de mantilla- lo vistan con las ropitas de “cristianá”;… y, si no se trata de nada de esto, no entiendo la ceremonia porque, una vez registrado el niño, llevárselo al Ayuntamiento para que lo reciba el alcalde, me parece un poquito fuerte; y ni les digo lo que me parece si es que, lo que pretende, es que el niño firme en el Libro de Honor.

Supongo que será que este hombre anda desocupado y se tira el día dándole vueltas al coco por si suena la flauta y le sale alguna ocurrencia (como esta o como aquella que soltó de “los/las ecijanos/ecijanas”).

Sea como fuere, me parece que propuestas absurdas como estas que, además, dilapidan el dinero de los contribuyentes y el tiempo de los funcionarios, es mal invento. Sobre todo, cuando la cosa ya está inventada.

Es curioso, pero hay gente que dice no creer en Dios ni en la Iglesia ni en sus ritos y hace encaje de bolillos para no dejar de tenerlos cerca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad