Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Para gustos los colores. La resolución de la Rotonda del Puente se ha convertido, para unos en un acierto y, para otros, en el esponsor que nuestro Ayuntamiento le ha regalado a los chocolateros de Ferrero Roché.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Las dos largas décadas en las que anduve en la enramada de la Política “activa”, me enseñaron a discernir sobre las grandes diferencias que existen entre las Ideologías y las Ideas, entre los Partidos Políticos y los Sistemas que desarrollan o entre los propios partidos y los hombres que militan en ellos.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Alguien dijo que la mejor forma de llegar a ser desgraciado es intentar quedar bien con todo el mundo. Estoy con él: por quedar bien, no podemos aceptar que algo es blanco y negro a la vez. Tengo claro que, para el que tiene un poquito de vergüenza y cree en la dignidad, la incoherencia es el camino más corto a la infelicidad. Por eso la objetividad resulta tan necesaria.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Esta ha sido una semana de locos, en la que hemos podido presenciar –en dos escenarios completamente distintos- el paradigma del esperpento.

Por un lado, en Venezuela, un policía-actor (o un actor-policía, vaya usted a saber) aparece de la nada escenificando la llamada a la guerra contra Maduro y, acto seguido (nunca mejor dicho), desde un minúsculo helicóptero, pega cuatro tiros al aire desde el aire (nunca mejor dicho también) y, aunque las imágenes son captadas perfectamente por un video y el helicóptero deambula a sus anchas por un espacio restringido,… ni resulta interceptado, ni nadie es herido, ni hay detenidos. Dirán que soy un mal pensado, pero –a riesgo de tener que rectificar más tarde- esto me huele fatal y, cuando menos, me parece sospechoso (sin querer, incluso se me vienen a la cabeza los métodos de algunos “teatreros” de nuestro Congreso, que parece ser que se dedican al asesoramiento)

Más artículos...

Publicidad