“Tipografía”

Asaja alerta de un incremento de los robos en el campo en Écija .-La organización agraria Asaja-Sevilla, ha detectado un incremento exponencial de los robos en el campo en Écija y otras localidades de la provincia, es por ello por lo que reclama a la Subdelegación del Gobierno y las Fuerzas de Seguridad del Estado "medios materiales y humanos suficientes" para esta “lacra”.

Publicidad

Asaja ofrece como dato de referencia que en los diez primeros días del mes de septiembre se ha detectado un aumento de los robos en la producción, concretamente en la aceituna de mesa, en municipios como Écija, Alcalá de Guadaíra, Dos Hermanas, La Puebla de Cazalla, Utrera, Arahal, Carmona, Osuna y Estepa, sin que por el momento “se haya producido ninguna detención ni se haya recuperado el fruto robado", según Asaja.

Estos datos se han presentado en el transcurso de una reunión en la Subdelegación de Gobierno de Sevilla junto a responsables de la Guardia Civil y la Policía Nacional, en la que se ha presentado el dispositivo específico de control y prevención contra los robos en el campo que se pone en marcha ahora en la provincia sevillana, y donde, de esta manera, se han tratado los "continuos robos de aceituna" que se producen "en cada campaña de recogida de aceituna de mesa", según apunta COAG, que también ha estado presente en la reunión.

En un comunicado remitido por Asaja, se detalla que el último trimestre del año “se ha iniciado con un importante repunte de los robos que, si no se ponen todos los medios humanos y materiales necesarios, dará al traste con las estadísticas y las buenas cifras del primer trimestre", un periodo en el que, según ha detallado, se redujeron los robos en el campo de la provincia a la par que se incrementaban las detenciones --se practicaron un total de 303-- y las imputaciones, hasta un total de 378.

La organización agraria ha trasladado a las fuerzas del orden y a la Subdelegación de Gobierno la importancia de que el dispositivo puesto en marcha "cuente con medios materiales y humanos suficientes para enfrentar esta lacra, especialmente en una campaña como la actual, en la que la aceituna, por su escasez y su elevado precio, constituye el principal objeto de deseo de los amigos de lo ajeno".

En esa línea, Asaja advierte de que "todos los avances que se han logrado desde la puesta en marcha de los Grupos ROCA de la Guardia Civil, hace ahora dos años, y particularmente tras el endurecimiento del Código Penal, en vigor desde el pasado mes de julio, pueden irse al traste si en una campaña tan complicada como la actual no se refuerzan los medios para prevenir, vigilar, investigar, incautar, detener e imputar a los delincuentes".

Asaja-Sevilla recuerda que esta será la primera campaña de aceituna en la que esté en vigor el nuevo Código Penal, que "contempla de manera específica, por primera vez en la historia, los delitos patrimoniales cometidos en explotaciones agrarias y ganaderas y endurece las penas al tipificar el delito de hurto agravado; la agravación del delito de receptación, y la multirreincidencia, un tipo agravado aplicable a los delincuentes habituales, que anteriormente eran condenados por faltas de hurto y ahora podrán ser condenados por un delito de hurto agravado cuando ya hayan sido condenados por tres delitos patrimoniales".

Tras apuntar que "la garantía que proporciona este nuevo código se torna en desamparo y frustración si no se producen detenciones", desde Asaja-Sevilla y ante el arranque de esta "complicada campaña" se insta a "agricultores, ganaderos, guardas de finca, guardas de coto, guardas fluviales y miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado a no bajar la guardia, y a seguir combatiendo, con más firmeza si cabe, este tipo de actos".

Esta organización agraria aboga por que "permanezca y aumente la vigilancia en el campo", y que "mejore la coordinación global entre todas las administraciones, implicando no solo a la Guardia Civil y la Policía, también a los alcaldes, la policía local, los agentes forestales", así como se insta a la Junta de Andalucía a "redoblar su celo en el control administrativo de los puestos de compra de productos y material agrícola".

Igualmente, Asaja-Sevilla emplaza a los agricultores a que les trasladen la información sobre la existencia de "puestos de compra" sobre "los que se sospeche algún tipo de ilegalidad", de forma que desde la organización agraria se trasladará "la correspondiente denuncia a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado si el citado puesto no figura en el listado de centros de recepción --puestos e industrias-- inscritos en el registro de Industrias Agroalimentarias de la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía, e incluso en el caso de que aún estando en el registro se preste a comprar aceituna de origen dudoso".

Por último, desde Asaja-Sevilla se exhorta a los agricultores y ganaderos a "seguir tomando todas las medidas de prevención y seguridad posibles, y sobre todo, a denunciar, porque ahora, con la nueva legislación", estas denuncias "no caerán en saco roto".

Por su parte, la Unión de Agricultores y Ganaderos de Sevilla, COAG Sevilla, ha incidido en otro comunicado en "las importantes pérdidas en los agricultores" de la provincia que se producen por "los continuos robos de aceituna".

Igualmente, ha abogado por la "participación" de la Junta de Andalucía en reuniones como la mantenida este jueves con la Subdelegación del Gobierno, ya que "son de su competencia muchas de las actuaciones de control y seguimiento que se realizan".

COAG-Sevilla advierte de que "la situación de los agricultores se agrava por la escasa previsión de cosecha que se espera para esta campaña, que además será breve en el tiempo y en la que los precios de la aceituna estarán por encima de años anteriores".

En la reunión de este jueves, dicha organización ha puesto de manifiesto "los buenos resultados que a nivel general se obtuvieron en la pasada campaña en lo relativo a vigilancia y control", aunque ha insistido en que "hay que ampliar las actuaciones que se vienen desarrollando, especialmente en lo relativo al control administrativo y sanitario de los puestos de compra, mercadillos, establecimientos de hostelería y vendedores espontáneos en la vía pública".

Asimismo, ha mostrado su preocupación porque "debido al buen precio que puede alcanzar la aceituna de molino, parte de la producción de aceituna de mesa se derivará para aceite, por lo que los agricultores continúan aplicando tratamientos fitosanitarios que hacen que la aceituna sustraída en estos días no sea apta para el consumo humano", y ha insistido en "la importancia de realizar la denuncia en caso de robos o daños y comunicar los hechos lo antes posible al 062".

Publicidad
Tenemos WhatsApp 01a
Publicidad