Joyería Ramos, esa pequeña joyería-relojería que ocupaba unos pocos metros cuadrados en un local en la avenida Miguel de Cervantes, se ha trasladado a unas nuevas instalaciones amplias, modernas, luminosas, en la misma calle y escasos 20 metros del pequeño local que ha ocupado desde hace más de 37 años. La imagen a cambiado pero el buen hacer y la profesionalidad de este establecimiento de siempre continúa, ahora en Miguel de Cervantes, 13