Aspecto que presentaba el pabellón cubierto

“Tipografía”

Cada dos años la conocida como “Ciudad de las Torres” se convierte en destino de cientos de personas procedentes de distintos puntos del país para acudir a la llamada de una iniciativa que se inició 2007 y que más de diez años después perdura como una cita marcada en rojo en el calendario de muchas personas que han encontrado en una tradición como el encaje de bolillos, una actividad que les reconforta.

Publicidad

Detrás de esta iniciativa está la asociación de mujeres “Zulaija”, donde una veintena de sus socias practican este arte prácticamente a diario, a veces en la sede y otras en sus domicilios.

Este fin de semana Écija ha acogido el VII Encuentro Nacional de Encaje de Bolillos, y en la semana previa a su desarrollo ya contaba con más de 470 inscritos confirmados procedentes de todas la provincias andaluzas, Galicia, Murcia y Cataluña.

Desde el comienzo el objetivo de esta iniciativa ha sido claro, devolver al encaje de bolillos el protagonismo que a lo largo de la historia ha tenido “recuperar esa tradición tan bonita de nuestras abuelas, hay mucha gente joven y muchos hombres que se están incorporando a hacer bolillo”, destacaba Dolores Prieto, presidenta de Zulaija.

El encuentro se ha desarrollado en la mañana del sábado en las instalaciones del Pabellón “María del Carmen Ruiz Cano”, en el barrio de La Alcarrachela, donde los participantes también han podido ver una pequeñas exposición de trabajos y adquirir material en los puntos de venta.

Este año no se ha organizado paralelamente ninguna actividad turística, pero han sido muchos, en especial los acompañantes, los que han aprovechado para conocer un poco más la ciudad.

El Encuentro Nacional de Encaje de Bolillos volverá con su octava edición en 2020, ya que se trata de una cita bianual.

 

 

Publicidad
Publicidad